3 Pasos para Renovarse

Intestino sano, corazón sano?

Cómo los trillones de bacterias en tu tracto intestinal juegan un papel en tu salud cardiovascular?

Si le preguntas a la mayoría de los expertos médicos sobre las últimas tendencias en investigación de salud, es probable que mencionen el microbioma. El término se refiere a los trillones de microbios que viven dentro de nuestros cuerpos, conocidos como la microbiota humana.

La gran mayoría de estas bacterias, virus y hongos viven en lo profundo de nuestros intestinos. Estos microbios ayudan con la digestión, hacen ciertos nutrientes y liberan sustancias que tienen efectos de salud de amplio alcance.

“Existe una compleja interacción entre los microbios en nuestros intestinos y la mayoría de los sistemas en nuestros cuerpos, incluidos los sistemas vascular, nervioso, endocrino e inmune”.

Metabolitos microbianos

Como era de esperar, lo que comemos juega un papel importante en la composición de nuestra microbiota intestinal. Y estamos aprendiendo más acerca de cómo las sustancias intestinales que producen los microbios (llamadas metabolitos) influyen en nuestro riesgo para muchas enfermedades crónicas, como la diabetes, las enfermedades cardíacas y el cáncer.

Uno de los metabolitos intestinales mejor conocido, llamado trimetilamina (TMA), se forma cuando los microbios intestinales se alimentan de colina, un nutriente que se encuentra en la carne roja, pescado, aves de corral y huevos.

En el hígado, la TMA se convierte en N-óxido de trimetilamina (TMAO), una sustancia fuertemente relacionada con la formación de placa que obstruye las arterias (aterosclerosis).

Un estudio de 2017 en el Journal of the American Heart Association reunió hallazgos de 19 estudios que analizaron la conexión entre los niveles sanguíneos de TMAO y problemas cardiovasculares graves (principalmente ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares).

Las personas con los niveles más altos de TMAO tenían un 62% más de probabilidades de experimentar problemas cardiovasculares graves que aquellos con los niveles más bajos. Los altos niveles de TMAO también se vincularon con mayores tasas de mortalidad.

Además, estas conexiones eran independientes de los factores de riesgo tradicionales, como la diabetes, la obesidad y los problemas renales. Esto sugiere que TMAO podría ser un objetivo novedoso para estrategias de prevención o tratamiento.

También se sabe que los metabolitos microbianos intestinales influyen en otros factores estrechamente relacionados con el riesgo cardiovascular, como la diabetes, la hipertensión y la inflamación.

Por ejemplo, una dieta rica en fibra puede fomentar el crecimiento de bacterias intestinales que producen ácidos grasos de cadena corta. Un intestino que incluye estos microbios parece ayudar a las personas con diabetes a controlar mejor el azúcar en la sangre y el peso corporal, según un pequeño estudio.

Prestaciones de presión arterial

Los ácidos grasos de cadena corta, que se producen casi exclusivamente en el intestino, también parecen desempeñar un papel en la regulación de la presión arterial.

Los estudios en ratones sugieren que estas grasas están involucradas en la dilatación y constricción de los vasos sanguíneos. Esta observación es una de muchas descritas en un informe sobre el papel de la microbiota en la regulación de la presión arterial publicado en la edición de septiembre de 2017 de Hypertension.

Por tu salud y felicidad!

Carlos Correa PH&S

About the author

Carlos Correa

Leave a Comment